Corredor de seguros en Girona y Roses

Los seguros son avales en caso de cualquier tipo de siniestros y los corredores de seguros son básicamente los que se encargan de gestionar todo lo relacionado con estos, es decir, los seguros.

¿Qué es un corredor de seguros?

Son los profesionales que actúan como mediadores entre el cliente y la aseguradora ofreciéndole al primero, es decir al cliente, una asesoría completamente imparcial acerca del tipo de seguro que necesita, en función a sus necesidades específicas.

¿De qué se encarga un corredor de seguros?

Como se ha comentado los corredores de seguros se encargan de asesorar a los interesados en seguros, explicando las opciones disponibles y las más convenientes para cada uno de los clientes, todo esto en base a un análisis exhaustivo.

Los corredores de seguros están en la obligación de presentar varias opciones de seguros, de aseguradoras distintas, a los clientes y nunca puede estar parcializado por alguna de estas.

Cuando el cliente se decide por el seguro adecuado el trabajo del corredor de seguros no termina, este debe seguir asesorando al cliente que ha sido asegurado y ofrecerle la asistencia que necesite, especialmente en caso en que requiera hacer uso de su seguro.

¿Es lo mismo un agente de seguros que un corredor de seguros?

No, los corredores de seguros básicamente son independientes, ya que su trabajo es ofrecer seguros de diversas aseguradoras y ganar comisiones por clientes, mientras que los agentes de seguros sí forman parte de una aseguradora específica, por lo que deben rendir cuenta a estas y en general están anclados a la empresa por medio de un contrato.

¿Por qué contratar un corredor de seguros?

Porque este realizará el análisis y compilación de información de los mejores seguros para luego presentarlo al cliente, ahorrando mucho tiempo y dinero también.

¿Puede un autónomo cobrar baja laboral?

Esta pregunta la hacen generalmente los autónomos, la respuesta es que al pagar sus cotizaciones a la Seguridad Social, como los trabajadores del régimen general, tienen derechos a las mismas coberturas y prestaciones por incapacidad temporal, por supuesto, deben tener cubiertas las contingencias correspondientes.

La cotización básica y obligatoria para los autónomos incluye sólo la cuota de la Seguridad Social por contingencias comunes. Sin embargo, de forma voluntaria se puede cotizar para obtener la cobertura por contingencias profesionales de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, a excepción de Autónomos económicamente dependientes (TRADE) que están obligados a pagar la cuota de contingencias profesionales y accidentes.

La baja temporal de autónomo o La incapacidad temporal (IT) del autónomo, implica el derecho a percibir una prestación económica determinada por el periodo en que esté incapacitado para trabajar debido a enfermedad común, enfermedad profesional o por un accidente de trabajo.

Para solicitar la baja el autónomo debe notificar a la seguridad social, siguiendo los parámetros establecidos, que padece una enfermedad común, una enfermedad profesional o ha sufrido un accidente laboral o común. El periodo de incapacidad iniciará:

  • En caso de enfermedad (común o profesional) el día siguiente a solicitar la baja.
  • En caso de accidente (común o laboral) desde el cuarto día de la baja.

Para percibir la prestación el autónomo debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Enfermedad común o accidente no laboral:
    • Haber cotizado 180 días en los últimos 5 años (como mínimo) y no tener cuotas pendientes de pago.
    • Contar con una baja médica por alteración de la salud que le impida realizar su ejercicio profesional.
    • Notificar a la Seguridad Social sobre la baja, así como la situación en que queda la actividad o negocio.
    • Durante el periodo de baja es necesario seguir cotizando como autónomo.
    • En caso de que la baja persista y le sea requerido el autónomo debe presentar cada seis meses un parte de confirmación de la baja, en caso de ser requerida y no se presenta se perderá la prestación.
  • Enfermedad profesional o accidente laboral
    • Haber cotizado 30 días (como mínimo) y no tener cuotas pendientes de pago.
    • Contar con baja médica por accidente laboral o por enfermedad profesional, de acuerdo a lo establecido en el Real decreto 1995/1978, del 12 de mayo.
    • Notificar a la Seguridad Social sobre la baja, así como la situación en que queda la actividad o negocio.
    • Durante el periodo de baja es necesario seguir cotizando como autónomo y abonando la cuota de accidentes.
    • En caso de que la baja persista y le sea requerido el autónomo debe presentar cada seis meses un parte de confirmación de la baja, en caso de ser requerida y no se presenta se perderá la prestación.

¿Qué es el seguro de enfermedad y el seguro de asistencia sanitaria?

Es común que se tienda a confundir ambos tipos de seguro. Sin embargo, se diferencian debido a que el seguro de enfermedad obliga a la empresa aseguradora al pago de determinadas sumas por asistencia médica y farmacéutica recibida por el asegurado y su carga.

En tanto, el seguro de asistencia sanitaria obliga al asegurador a prestar a los asegurados y su carga servicios de atención sanitaria, bien sea mediante una estructura propia o a través del pago de los gastos causados en otras instituciones de salud.

  • Seguro de enfermedad principales características:
    • Tiene el objetivo de proteger al asegurado de las posibles consecuencias económicas derivadas de patologías y estados anormales del organismo. El riesgo asegurado son las diferentes enfermedades y condiciones de salud que se incluyen en las coberturas.
    • Por lo general incluyen un periodo de carencia, durante el cual el seguro no cubre los riesgos. Esta cláusula de periodo de carencia debe ser aceptada expresamente por el asegurado.
  • Seguro de asistencia sanitaria principales características:
    • Su objetivo es asumir los gastos ocasionados por la asistencia sanitaria, bien sea que la empresa aseguradora pague directamente al centro de salud o al médico que brinda el servicio, o reembolsando al asegurado por los gastos en que haya incurrido para el tratamiento médico o de salud.
    • Por lo general estas coberturas no son del 100%, por lo que los asegurados deben cubrir una pequeña parte del monto final de la asistencia recibida en el centro de salud o consultorio médico. Algunas pólizas de seguro de asistencia sanitaria incluyen deducibles.

¿Qué coberturas debe incluir mi seguro de moto?

Más que una obligación legal, un seguro de moto debe considerarse como una inversión necesaria que permite las necesidades y posibles eventualidades que surjan al momento de presentarse un accidente o siniestro. Por lo que la póliza contratada debe incluir todas las coberturas necesarias y ofrecer una buena relación costo – beneficio.

Es común escuchar la pregunta «¿Qué coberturas debe incluir mi seguro de moto?«, te comentamos que entre las principales encontramos:

  • Asistencia en viaje: la asistencia en viajes permite un alto nivel de seguridad, ya que ofrece cobertura para posibles averías que se presenten, así como para:
    • Servicios a personas: viaje y alojamiento, transporte sanitario, transporte funerario y asistencia sanitaria en el extranjero.
    • Servicios a la moto: asistencia en casos de averías mecánicas, remolque de la moto asegurada, sustitución de neumáticos y moto de sustitución.
  • Seguro de accidentes: permite contar con una indemnización en caso de accidentes que acusen la incapacidad o muerte del asegurado; en la póliza se pueden establecer diferentes tipos de cobertura:
    • Indemnización en dinero (capital) en caso de fallecimiento.
    • Indemnización en dinero (capital) en caso de incapacidad permanente y total a causa del accidente.
    • Pensión diaria en caso de presentarse una incapacidad temporal a causa del accidente.
    • Gastos de asistencia sanitaria.
  • Otras coberturas:
    • Robo: cubre el robo de piezas o partes de la moto, reparación por daños causados por un robo o el robo de la moto.
    • Incendio: cubre los daños en la moto producidos por un incendio.
    • Gestión de multas: cubre gastos de asesoramiento, trámite en denuncias y recursos administrativos en caso de infracciones de tráfico.
    • Defensa jurídica: cubre gastos por defensa jurídica en procesos administrativos y judiciales.
    • Moto de sustitución: garantiza una moto de sustitución en caso de accidentes o siniestros en los que el vehículo resulte seriamente afectado, así como en caso de robo.

¿Cómo asegurarte de cobrar tu alquiler?

Una de las preocupaciones más habituales para la mayoría de propietarios al alquilar cualquier inmueble es que sus inquilinos no paguen el arriendo, ya que en múltiples ocasiones este tipo de situaciones ha generado múltiples inconvenientes, lo que impide que las personas puedan generar ingresos a través del alquiler de sus propiedades.

Por su parte dichas preocupaciones han aumentado en los últimos años a causa de la situación económica que está viviendo España en la actualidad, no obstante existen múltiples maneras de cobrar el arriendo de forma rápida y efectiva y evitar cualquier complicación relacionada, estas son algunas de las recomendaciones a tomar en cuenta.

Entre las alternativas más viables para la mayoría de propietarios se encuentra asegurar el inmueble con una compañía de defensa jurídica por una prima anual, ya que de esta forma es posible recibir los pagos de alquiler sin ninguna demora, por otro lado dicho organismo ofrece a sus usuarios múltiples servicios sumamente útiles incluyendo asesoría jurídica y seguro de impagos.

De esta manera las personas pueden contar con la completa seguridad de recibir el pago de renta mensualmente al pagar un pequeño porcentaje del valor del alquiler, además los gastos relacionados a los servicios de la compañía también pueden ser desgravados con el fisco, así que este tipo de servicios resultan sumamente accesibles.

Cabe destacar que los servicios de la una compañía de defensa jurídica no solamente están disponibles para los propietarios de viviendas, ya que el organismo anteriormente mencionado también está disponible para los dueños de locales comerciales y oficinas, lo que permite que puedan evitar cualquier complicación relacionado al impago de sus rentas.

Necesidad estar bien asegurado con equilibrio

Los seguros contra riesgos casi siempre son una gran alternativa, especialmente los seguros de salud privados, cuando se seleccionan compañías con servicios para el acceso a atención médica u hospitalaria de manera inmediata. Es importante conocer el producto que se está adquiriendo cuando se contrata una póliza de seguros de salud, dado que hay muchos tipos de cobertura.

Es importante conocer la amplitud de la póliza, las patologías que cubre, sus limitaciones, la red médica que dispone o si no dispone, sus exclusiones y otras condiciones que pueden aplicar para el producto que se adquiere para la atención o cobertura de salud.

Es igualmente importante seleccionar aquellas ofertas de servicio de seguro que se ajusten realmente a las necesidades de cobertura y al presupuesto de cada asegurado, cada producto y prima varía en torno a los beneficios que se prevén brindar en cada contrato. Otro factor que varía es la suma que cubre la contratación del seguro para cada servicio cubierto por la póliza.

Todas las empresas de seguros tienen distintos montos de cobertura para sus diferentes productos que dependen de la capacidad económica del futuro asegurado o usuarios de la póliza y es por ello, que facilitan diferentes opciones para adquirir seguros con diferentes modalidades, que van desde las formas más clásicas de cobertura, hasta otras innovadoras que permiten que se consuman la póliza hasta que se agote la cobertura.

Otras formas permiten que los asegurados realicen copagos para acceder a servicios preventivos de salud como consultas médicas y tratamientos y también, para ciertas operaciones y hospitalizaciones programadas.

Las personas interesadas en adquirir una póliza de seguro debe siempre revisar todos sus servicios y beneficios, como sí la póliza incluye una cobertura internacional, lo cual a veces es una sobre cobertura que muchos clientes no necesitan y que incrementa su costo.